¿Quiénes somos?

 

CLUB DE FÚTBOL PROMESAS ELCHE

El Club de Fútbol Promesas Elche es un club deportivo independiente sin ánimo de lucro.
Nace a finales de julio de 2009, a la finalización del “III Campus de verano de fútbol base de la Fundación del Elche”, un grupo de entrenadores pertenecientes a la disciplina del fútbol base de la Fundación Elche C.F., toma la iniciativa de formar una escuela de fútbol para los más pequeños y poder dar continuidad al Campus.

Gracias a la celeridad y ayuda con la tramitación que recibimos, tanto de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Elche como de la Federación de fútbol C.V. delegación de Alicante, pudimos registrar e inscribir al club para comenzar a jugar esta misma temporada.

A raíz de la reestructuración de equipos en el fútbol base del Elche CF, varios de ellos continúan con nosotros.


FILOSOFÍA
El Club de Fútbol Promesas Elche pretende promover y fomentar el deporte del fútbol y su práctica así como la formación humana y deportiva de los jóvenes jugadores que confían su formación en nosotros.

Para ello contamos con un grupo de entrenadores titulados con años de experiencia con niños, que han formado parte del cuerpo técnico del Futbol Base de la Fundación del Elche C.F.


Nuestros objetivos:
• Aumentar el nivel en los aspectos físicos, técnicos, tácticos, de mentalidad deportiva y de comportamiento.

• Impulsar la creatividad en el juego del fútbol y el aprendizaje de las diferentes habilidades.

• Promover el respeto hacia los compañeros, los contrarios, el entrenador, árbitros…

• Favorecer el establecimiento de relaciones sociales.

• Potenciar actitudes de esfuerzo relacionadas con el deporte
(disciplina, higiene, orden, horarios, material…)

• Crear un ambiente agradable y divertido que aumente la motivación personal y del grupo.


Además, en la Escuela de Fútbol dirigida a los más pequeños la misión es ilusionar a los niños con el juego, divertirse.

Diario de un niño futbolista

Querido diario, he aprovechado esta época de vacaciones para hacer una pequeña reflexión. A mí, desde que tenía uso de razón, me ha llamado la atención el baloncesto. Cogía y me pegaba horas delante del televisor viendo partidos de cualquier categoría que dieran televisado. También, de vez en cuando, nos reuníamos los compañeros de clase para ir a la cancha del barrio a jugar un rato a dicho deporte. Por ese entonces les decía a mis padres que yo quería practicarlo y jugarlo, por lo que estaba como loco por apuntarme en el equipo del pueblo. Mis padres, muy futboleros ellos, me decían que ese deporte no me convendría, que lo que tenía que ser era futbolista; a pesar de mi negativa a ello. ¡Encima me decían que tenía que ser el próximo Messi o Cristiano! y yo digo ¿Y si no llego a ser un Messi o Cristiano que me va a pasar?”

 

“Actualmente me encuentro jugando al fútbol y cada vez que tengo entrenamiento o partido lo afronto sin tener ganas de hacerlo. Lo que más ganas me dan es que cuando acaba voy corriendo a casa y me pongo cualquier partido que estén dando de baloncesto. ¡Ahí sí que disfruto! Creo que como siga mucho tiempo en esta situación, dejaré el fútbol por aburrimiento y dejaré de ver el baloncesto por la impotencia que provoca dicha situación. Y yo me pregunto ¿Estoy dónde quiero o dónde quieren?”
No caigamos en el error de decidir nosotros por los niños. No impongamos a nuestros hijos algo que ellos no van a disfrutarlo. Si realmente quieres que tu hijo/a disfrute, deja que ella decida lo que le gusta y lo que no. El decidir nosotros por ellos provoca dejadez en el niño y lo peor, le estamos quitando sus sueños, sus ilusiones, sus ganas de divertirse.
Cuando a un niño le quitas sus ganas de divertirse, automáticamente deja de ser un niño


NIÑOS, DEPORTES Y ESTUDIOS

NIÑOS, DEPORTES Y ESTUDIOS: "CONSEJOS DE UN EXPERTO"


Ayer recibí un correo de "ayuda" a través de nuestro enlace para realizar comentarios. Fue un mensaje muy especial. Un chico de tan sólo 12 años nos escribía pidiendo que convenciésemos a su madre, para que no le "desapuntara de clases de voley". El niño había vuelto a suspender otro examen de mates y su mamá le dijo que, sino aprobaba, le quitaría del equipo de su colegio. En absoluto pretendo convertir este blog en un consultorio psicológico. Al chico le respondí en privado, le facilite las pautas convenientes que le podrían ayudar y me puse en comunicación con sus padres, para asesorarles. ¡¡El chico no se desapuntara de clases de VOLEY!!
Esta situación, por desgracia está a la orden dlel día. Sin ir más lejos, yo he tenido dos casos similares en la presente temporada. Siguiendo este argumento decido escribir las siguientes líneas, con el fin de orientar a los padres de deportistas en edad escolar en estos cambiantes e inciertos tiempos.
Seguro que todos habremos escuchado en alguna ocasión frases del tipo: "el deporte es una necesidad en edades tempranas" o "el deporte es para los niñ@s, tan importante como un buen plato de lentejas".
Son frases llevadas a tópicos, no por ello carentes de verdad. Resaltaré de las frases anteriores, DOS PALABRAS: NECESIDADe IMPORTANTE. IMPORTANTE es que nuestros hijos tengan buen dominio del Inglés desde chicos o que tengan el buen hábito de leer de forma habitual. NECESARIO es que nuestros jóvenes tengan una alimentación variada, ocho horas de sueño diarias de forma regulada o que HAGAN DEPORTE, ¡CONTROLADO!.
No debemos confundir o comparar el entrenamiento de la semana con la clase extraescolar de guitarra, teatro, informatica o INGLÉS, si sí, DE INGLÉS. Todas ellas son IMPORTANTES,  incuestionable, pero, no llegan a la categoría de: NECESIDAD, para el correcto ciclo evolutivo de nuestros menores.
El chico podría crecer, y ser muy feliz sin ir a clases de guitarra, refuerzo de matemáticas o a la academia de Inglés. Se lo aseguro, para muestra toda mi generación y la anterior y la anterior de la anterior. Debo insistir que es muy importante para su formación académica que dominen este idioma, PERO ¡¡NO IMPRESCINDIBLE!! 
Para aquellos papas/mamas que aún mantengan el ceño fruncido, una última comparativa;
Es la hora de  la cena, pero... Pedrito no ha terminado de realizar sus tareas. Pedrito tiene hambre, hambre y sueño... ¿le dejamos sin cenar? o ¿no le dejamos acostarse hasta que los termine? ,,,,,,,
El problema no debe persistir en que quitarle... son necesidades. Pedro debe cenar y debe terner su horario inalterable de descanso diario. Debemos ser reflexivos. Algo estamos haciendo mal. Seguro que hay algún papa, que estará pensando.... eso seguro que, es porque ha venido tarde por el entrenamiento. 
Pues en muchas casas sucede esto varias veces a la semana entorno a las nueve de la noche. ¿verdad?
La respuesta que debemos buscar a esta u otras situaciones similares, no debería ir enfocada a buscar de que le quito para poner más aqui.
Javier Urra, ex Defensor del menor y Doctor en Psicología y Pedaggogo enuncia en uno de sus innumerables trabajos: "Si los niños jugaran más, obtendrían mejores calificaciones.... pero juegan poco y !!MAL!!. "
Ningún Profesor, Psicopedagogo, o Psicólogo, aconsejará, salvo casos muy concretos,  el desligue de un niño/a, de una actividad sensorial, emotiva, educativa, transmisora de valores, socializadora, sana y divertida = DEPORTE.
Dicho de otra forma ningún profesional de la educación aconsejará a los padres, el abandono de la práctica deportiva de un menor por motivos de bajo rendimiento académico o motivos de desobediencia o indisciplina. Hacerlo, retirar a un chico con fracaso escolar o con problemas conductuales del deporte REGLADO Y CONTROLADO,  significa condenarlo a un agravamiento CASI irreversible de su situación.
Considero que debo reseñar, que hablamos de una actividad deportiva, controlada y reglada por clubes o asociaciones habilitadas con entrenadores o monitores TITULADOS y formados. El bajarse a la calle a montar en bicicleta con la panda de amigos, o a echar unas canastas al parque de enfrente, no lo entendemos como ACTIVIDAD DEPORTIVA REGLADA Y CONTROLADA.
Sus hijos deben estar recogidos en instalaciones adecuadas con profesionales titulados.
¿permitirían que a sus hijos les operasen de apendicitis en mitad de un parque? o peor aún ¿permitirián que le operase un abogado? Creo que la respuesta de cualquier padre sería que querría que a su hijo le operaran en el mejor hospital posible con los mejores CIRUJANOS posibles.....entonces.... ¿por qué permitimos muchas veces que jueguen en la calle o en un parque poco iluminado, mal cementado y poco transitado rodeado de Semi-adultos con litronas y porros por doquier? Eso es gratis y un club no...  ¿es esa la razon? o mejor en la calle que en casa damn mucho la lata.... a la larga ese "dinero ahorrado" resultará ¡¡¡muy muy caro!!! Por favor, asegurense que sus hijos sean acogidos en un buen hospital (Club) con buenos cirujanos (entrenadores). Aún haciéndolo, es posible que surja algún imprevisto, pero, si le opera un abogado en un parque... es muy probable que surjan algo más que imprevistos.
El deporte, en las condiciones anteriormente descritas, siempre será una AYUDA, REFUERZO O APORTE para mejorar las calificaciones o conducta de sus hijos, y será UNA NECESIDAD, EXIGENCIA O REQUERIMIENTO para que prosigan el ciclo evolutivo que deben seguir.
La aplicación de normas, (puntualidad, uniformidad, respeto al entrenador y compañeros) la convicencia diaria con valores que dificilmente se pueden transmitir o forjar en una academia de inglés (superación, compañerismo, sacrificio, colaboración....) al ambiente lúdico, sano y divertido y los aportes físicos, químicos y biológicos que SÓLO LOGRARAN a través de un entrenamiento reglado y controlado FACILITARAN y mucho una conducta social adecuada dentro y fuera de casa y la obtención de buenas calificaciones escolares. 
Si su hijo hace deporte y suspende o/y tienen problemas conductuales... la academia de inglés... no se los resolverá!! Acudan a un Psicopedagogo, Pedagogo o Psicólogo, como acudirían a un fisioterapeuta si tuvieran una contractura o a un fontanero si tuvieran una cañeria rota. 
El problema nunca será el deporte, sino deficientes o nulas técnicas de estudio, malas, insuficentes o inadecuadas pautas de comportamiento o deshabitos de estudio y climas adversos para los mismos. 
Eso no se subsana con un profesor de inglés o matemáticas,,,, si siguen teniendo dudas.... llame a un albañil para que le arregle el juanete.... y sino se queda cojo, suerte que habrá tenido.
Roberto Justo. - Ldo. en Psicología.- Ldo. en Pedagogía.- Entrenador Nacional de Voleibol Nivel III.- Entrenador Internacional FIVB. - Árbitro territorial A. ARTICULO PUBLICADO ORIGINALEMENTE EN http://www.spainsn.com/



 

El fútbol es un lenguaje universal de millones de niños del mundo




El juego no es un privilegio, sino un derecho fundamental de los niños, acreditado en la Convención sobre los Derechos del Niño. El fútbol desempeña un importante papel en la preservación de ese derecho infantil. Es un lenguaje universal de millones de personas en todo el mundo, incluidos niños, niñas y adolescentes, independientemente de dónde sean, el idioma que hablen, o la religión que sigan. El denominador común es el balón, con lo cuál los niños juegan en canchas, en el campo, en las calles, en campamentos, aparcamientos, e incluso en lugares abandonados. El fútbol es el deporte más popular del mundo. En muchos lugares del mundo, especialmente en Europa y Sudamérica, el fútbol es mucho más que un juego. Es un estilo de vida. Cada vez más niños se apuntan a las escuelas de fútbol, ilusionados por convertirse en un jugador estrella. Las niñas también están conquistando espacios dentro de ese deporte. La afición es cada día más grande.
Beneficios del fútbol en la infancia
En la etapa de crecimiento, los niños desarrollan condiciones ideales para entrenar la movilidad. A partir de los 5 años de edad, la mayoría de los niños está preparada para dar sus primeros pasos en el fútbol. Se adaptan mejor a los movimientos y suelen presentar mejor coordinación. Bien controlado y con una adecuada preparación, este deporte puede aportar grandes beneficios:
- Incrementa la potencia muscular de las piernas.

- Mejora la capacidad cardiovascular.

- Estimula la velocidad de reacción, la coordinación motora, y la visión periférica.

- Aporta un aumento de la densidad ósea a nivel del fémur.

- Aumenta la potencia del salto.

- Incrementa los niveles de testosterona, lo que hará con que se forme más tejido muscular.

- Oxigena la sangre.
Además, el fútbol sociabiliza a los niños, y les ingresa en el gratificante trabajo en equipo. Algunos psicólogos afirman que el fútbol es una buena herramienta para alejar a los más jóvenes de las tentaciones de las drogas, la violencia, y el alcohol.

La escuela de fútbol infantil
En España, más de un millón de niños practican el fútbol de manera regular. Si ves que tu hijo demuestra destreza con el balón, crees que él es un futbolista nato, y muestra que quiere seguir los pasos de sus ídolos, anímale. Existen escuelas de fútbol por todos lados. Normalmente, las escuelas cuentan con entrenadores, médicos y fisioterapeutas. Las sesiones de entrenamiento son divertidas y entretenidas. En la escuela, tu hijo no solo aprenderá técnicas y habilidades futbolísticas para regatear con el balón y marcar goles, como también trabajará la dinámica de grupo, la psicomotricidad, y ganará confianza en el terreno de juego. Habrá, como en todos los deportes, riesgos de lesiones, como torsiones del tobillo, de la rodilla, esguinces, e incluso fracturas, pero no son motivos para no jugar al fútbol. En las escuelas, suelen preparar a los niños enseñándoles los cuidados que deben tener para evitar estos accidentes. Para que el trabajo fructifique, las escuelas suelen entrenar grupos divididos por las diferentes etapas de edades. A medida que los niños se van superando en los entrenamientos, y van creciendo, pasan al siguiente grupo, y tienen que practicar al fútbol más veces por semana. A los 8 o 10 años de edad, los niños empiezan a competir en campo y a entrenarse tres veces a la semana, como mínimo. Cuanta más edad, más velocidad, y mayor dificultad. Hacen ejercicios de velocidad, circuitos de resistencia aeróbica, y se trabaja más la forma física. La categoría de infantiles está formada por niños de unos 13 años, y solo algunos llegan hasta ahí. Algunos desisten por el cansancio y otros porque sienten que no valen para ello. Pero el fútbol ha estado en sus vidas. Y aunque no han llegado a ser profesionales del deporte estrella, seguro que el juego les aportó numerosos beneficios a su salud.

Fútbol, un deporte para todos
Las escuelas de fútbol están abiertas a todos, incluidos los niños con alguna discapacidad o trastorno físico como asma, alergia, Síndrome de Down, hiperactividad o sordera. Esas alteraciones no les impiden de jugar al fútbol. El deporte mejora su relación con los demás, y les dan más seguridad en sí mismos. El Unicef reconoce que el fútbol es un instrumento educativo valioso que puede ayudar a los niños a superar traumas y frustraciones. Niños mayores pueden recuperar la infancia “perdida” a través del fútbol. Unicef utiliza el fútbol de muchas formas y en muchos países, para educar a los niños en sus relaciones con los demás, a divertirles, a protegerles de la violencia, de los abusos, y de otros males, y a concienciarles acerca del Sida, etc.
Fuente consultada: www.guiainfantil.com

PAPI, CUANTO GANAS POR HORA?

Cuanto ganas por hora?
- Papi ¿ Cuanto ganas por hora?
Con voz tímida y ojos de admiración un pequeño recibía a su padre al termino de su trabajo.
El padre dirigió un gesto severo al niño y repuso:
- Mira hijo: eso ni tu madre lo sabe, no me molestes que estoy cansado.
-Pero papi, -insistía- dime por favor ¿ cuanto ganas por hora?.
La reacción del padre fue menos severa, solo contestó:
- 10€,- la hora-
- Papi, me podrías prestar 5€,.? - Preguntó el pequeño.
El padre monto en cólera y tratando con brusquedad al pequeño le dijo:
- Así que esa es la razón de saber lo que gano, vete a dormir y no molestes, muchacho aprovechador.
Había caído la noche. El padre, había meditado lo sucedido y se sentía culpable. Tal vez su hijo quería comprar algo. En fin, queriendo descargar su conciencia dolida se asomó al cuarto de su hijo.
-¿ Duermes hijo ? preguntó el padre.
- Dime papi - contestó entre sueños.
- Aquí tienes el dinero que pediste- respondió el padre.
- Gracias papi - contestó el pequeño y metiendo su mano bajo la almohada sacó unos billetes.
- Ahora ya tengo 10€.- ¿ Me podrías vender una hora de tu tiempo?
Preguntó el niño.
Autor: Anónimo


¿Papá, que estás haciendo?

No se como decírtelo. Seguramente crees que lo haces por mi bien, pero no puedo evitar sentirme raro, molesto, mal.
Me regalaste la pelota cuando apenas empezaba a andar. Aun no iba a la escuela cuando me apuntaste en el equipo.
Me gusta entrenar durante la semana, bromear con los compañeros y jugar el domingo, como lo hacen los más grandes. Pero cuando vas a los partidos... no sé. Ya no es como antes. Ahora no me das una palmada cuando termina, ni me invitas a tomar algo. Vas a la tribuna pensando que todos son enemigos. Insultas a los árbitros, a los entrenadores, a los jugadores, a otros padres... ¿Porque cambiaste?.
Creo que sufres y no lo entiendo. Me repites que soy el mejor, que los demás no valen para nada al lado mío, que quien diga lo contrario se equivoca, que sólo vale ganar. Ese entrenador del que dices que es un inepto, es mi amigo, el que me enseñó a divertirme jugando.
El chico que el otro día salió en mi puesto.... ¿te acuerdas?. Si papi, aquel que estuviste toda la tarde criticando y diciendo que "no sirve ni para llevar la bolsa.¨. Ese chico va a mi clase. Cuando lo vi el lunes, me dio vergüenza.
No quiero decepcionarte. A veces pienso que no tengo suficiente calidad, que no llegaré a ser profesional y a ganar millones, como tú quieres. Me agobias.
Hasta he llegado a pensar en dejar de jugar; pero... ¡me gusta tanto!.
Papá, por favor, no me obligues a decirte que no vengas más a verme jugar ...
Anónimo